Investigación y Formación

GORGORITOS: UN PROYECTO FUNDAMENTADO EN LA INVESTIGACIÓN EDUCATIVA

El proyecto Gorgoritos está basado en los resultados de la investigación educativa y permite profundizar en las diferentes líneas de investigación en las que, como docentes universitarias estamos involucradas. En el año 2005 comenzamos a recoger evidencias de las debilidades formativas de las estudiantes de la Diplomatura de Educación Infantil en relación con la música.

Decidimos entonces comenzar un estudio que nos permitiese conocer las ideas y conocimientos previos sobre la Educación Musical de los docentes en formación a través de sus relatos autobiográficos (Ocaña y Reyes, 2011a) y evaluar la formación de los estudiantes de Educación Infantil (Ocaña y Reyes 2011b).

Las conclusiones de estos estudios nos permitieron saber que, a pesar de que la presencia de la Educación Musical en su trayectoria escolar no era muy amplia, consideraban que la música iba a ser una herramienta importante en su desarrollo profesional.

A partir de esta idea comenzamos a pensar en la posibilidad de crear un espacio que completara la formación de los futuros docentes y les proporcionara la oportunidad de realizar un proceso de revisión crítica sobre las concepciones cristalizadas a través de sus historias y así replantearse sus ideas sobre la Educación Musical y comprender los comportamientos musicales de los más pequeños y sus procesos de enseñanza-aprendizaje.

Conjugando las demandas sociales y las evidencias científicas extraídas surgió la idea de crear un Aula de Educación Musical dirigida, en principio, a toda la comunidad universitaria. Un grupo de educadores y educadoras de la Universidad de Granada, conscientes de la importancia de la práctica musical desde edades tempranas, pretendimos crear un espacio permanente para la convivencia, expresión y comunicación entre pequeños y adultos en torno a la música.

Los principios sobre los que se construyó el proyecto eran propiciar un espacio de encuentro musical dirigido a toda la comunidad universitaria y abierto a toda la ciudad que estuviera ubicado en la Facultad de Ciencias de la Educación y coordinado por el Área de Didáctica de la Expresión Musical en el que se ofreciera una Educación Musical de calidad a niños y niñas con edades comprendidas entre los 0 y los 7 años impartida por profesorado cualificado y experiencia en Educación Musical en la etapa de infantil.

Además, este espacio formativo constituiría un lugar para la observación y la realización de prácticas de los y las estudiantes de las diferentes titulaciones impartidas en la Facultad. Así, se inició el germen de Gorgoritos, estableciendo un espacio en el que se podían conjuntar la formación, la innovación y la investigación.

En esta línea iniciamos el desarrollo de diferentes proyectos de innovación educativa que progresivamente se han ido vinculando al trabajo dentro del Aula de Educación Musical para niños y niñas de la UGR.

Estos proyectos son:

  • Curso 2007/2008: Prácticas educativas en el aula de Música: una experiencia de innovación docente para la implantación del crédito ECTS.
  • Curso 2008/2010: Desarrollo de competencias profesionales a través de la reflexión sobre la práctica docente
  • Curso 2011/2013: El estudio de casos como herramienta de aprendizaje en la formación de docentes Curso 2011/2013
  • Curso 2015/2016: El aula de Educación Musical para niños y niñas de la Facultad de Ciencias de la Educación: un espacio de investigación e innovación para la mejora de la formación de docentes
  • Paralelamente se llevaron a cabo cursos de formación a través de la Escuela de Posgrado de la UGR titulados “Educación Musical y motivación artísticas desde la primera infancia” y “Música con cualquier cosa”.

Actualmente además del proyecto de innovación mencionado estamos investigando sobre los efectos de la banda sonora y sus narrativas audiovisuales en la infancia. A través del proyecto de I+D Nacional “La televisión como hábitat sonoro. Estudio de los efectos de la banda sonora y sus narrativas audiovisuales en la infancia”, estamos indagando sobre el progresivo empobrecimiento de los patrones creativos y perceptivos de la población infantil en nuestro contexto. Línea de investigación que también se vincula con el proyecto Gorgoritos.

Por otra parte en el marco del grupo de investigación ICUFOP “Investigación del currículum y formación del profesorado” desarrollamos otro proyecto I+D Nacional titulado “Ecologías del aprendizaje en contextos múltiples: análisis de proyectos de educación expandida y conformación de ciudadanía” donde se pretende comprender prácticas de aprendizaje invisible y educación expandida representativas de las nuevas ecologías del aprendizaje. Para ello se va a abordar el análisis de proyectos y experiencias formativas en contextos múltiples, entre ellos Gorgoritos, con el fin de analizar las modalidades de participación ciudadana e intercambio de saberes, así como el desarrollo de habilidades blandas.

FUNDAMENTOS DEL PROYECTO DESDE LA EDUCACIÓN MUSICAL

Somos conscientes de que la música es un fenómeno intrínseco a todas las culturas, que está presente y disponible en cualquier contexto y situación. Sin embargo, casi nunca las personas están preparadas para comprender su sintaxis y su significado a pesar de que la percepción musical inicia su desarrollo antes del nacimiento (Gooding y Standley 2011).

Aprender a escuchar los sonidos de la música llegando a comprenderla es importante para el desarrollo infantil porque en esta actividad se implican una serie de procesos cognitivos en relación directa con el ambiente (Hallam, 2010). La vivencia musical nos convierte en mejores personas ya que al hacernos más conscientes de nuestros propios sentimientos o emociones tenemos las herramientas necesarias para ser más empáticos con los de los demás.

Todos los niños y las niñas tienen el derecho de recibir una estimulación musical idónea y de disponer de una selección variada de situaciones auditivas que les proporcionen la ampliación de las capacidades perceptivas esenciales para impedir que se perpetúen los condicionamientos socioculturales que inducen al consumo pasivo de música comercial de bajo coste cognitivo que ayudada del conformismo los lleva progresivamente a asumir actitudes de escucha ligadas a la sugestión más que a la decisión consciente.

Del mismo modo que en el caso del lenguaje verbal; la variedad, la repetición y la complejidad de los estímulos musicales darán la oportunidad al pequeño individuo de construir y ampliar su vocabulario musical, además está demostrado que los bebés prefieren percibir las melodías a capella entonadas de forma directa que en cualquier otra versión (Ilari y Sundara, 2009).

Desafortunadamente, en nuestro país, el panorama de los estímulos musicales presentes en los ambientes frecuentados por los niños y las niñas son pobres y poco variados (Ocaña y Reyes, 2010). La mayor parte de las canciones, piezas y nanas suelen estar compuestas en la misma tonalidad (mayor) y en el mismo metro (binario), esto hace que no logren dar un paso fundamental en el proceso de aprendizaje como es el aprendizaje a través de la diferencia.

La actividad musical refuerza los lazos afectivos familiares a través de una experiencia compartida que permite establecer una relación basada en la escucha y el diálogo.

En definitiva concebimos que la experiencia musical es una experiencia compartida y por eso promovemos la creación de una comunidad sonora que proporcione situaciones musicales de juego, alegría, confianza y creatividad en un ambiente informal que fomente la individualización y la socialización donde aprendemos los unos de los otros (Zatorre y Halpern, 2005; Gluschankof, 2008).

El contexto lúdico y de ocio que fomenta la actividad musical compartida favorece el encuentro entre las personas.

El ambiente distendido, la alegría y el buen humor son fundamentales para que se produzca el aprendizaje colaborativo y la conexión con las motivaciones intrínsecas y personales.