Música para bebés (0-2 años)

Música para bebés


En los últimos años tanto investigadores como docentes señalamos los valores que aporta la música, en especial en la edad infantil, no solo desde el punto de vista emocional sino también de comunicación y lazos familiares, señalando también el modo en que ésta contribuye al desarrollo de las habilidades fundamentales: cognitivas, psicomotoras, afectivo-relacionales y sociales.

Los primeros tres años de vida representan el nudo central del aprendizaje de las competencias generales, de las conquistas motoras y de la elaboración de los muchos estímulos que se les ofrecen de manera sistemática. La música se integra de forma natural dentro de estos estímulos para desarrollar tanto las inteligencias como las funciones ejecutivas.

Los estímulos musicales en la primera infancia deben ser ricos y complejos, que integren todas las posibilidades de expresión vocal y corporal, el uso del silencio, la manipulación de objetos, la exploración del espacio, la relación con los adultos y la socialización con sus iguales.

La Teoría sobre el Aprendizaje de de la Música desarrollada por E.E. Gordon desde hace 40 años parte de la premisa de que la música se aprende del mismo modo en que se aprende el lenguaje.

Del mismo modo que en el caso del lenguaje verbal; la variedad, la repetición y la complejidad de los estímulos musicales darán la oportunidad al pequeño individuo de construir y ampliar su vocabulario musical.

Desafortunadamente, el panorama de los estímulos musicales presentes en los ambientes frecuentados por los niños y las niñas son pobres y poco variados por lo que, es necesario ofrecerles la oportunidad de vivir situaciones que les proporcionen estímulos musicales ricos para que mejoren su capacidad discriminatoria y tengan la posibilidad de establecer comparaciones.

Música en Familia: desapego (3 años)

Las familias, que en un primer momento acompañan a sus bebés participando con entusiasmo en las clases de música, son un pilar fundamental en el desarrollo de la actividad.

Cuando la situación lo requiere se produce el desapego, que permite una mayor independencia de los pequeños y pequeñas. Durante este proceso se mantiene una comunicación fluida y la colaboración de las familias en momentos puntuales es esencial.

Paralelamente a las clases, los padres y madres del grupo de desapego participan en el programa “Crecer en Familia” un espacio práctico de reflexión, de debate y de aprendizaje conjunto, guiado por personal del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación para acompañar a las familias en la difícil tarea de educar, aportando conocimiento y favoreciendo el debate en torno a los temas de mayor interés para los papás y las mamás.

Nuestra intención: que los peques y las familias tengan estrategias, herramientas y recursos para poder adaptarse de manera adecuada: asertiva y positiva ante cualquier situación de la vida cotidiana, sabiendo elegir a lo largo de “su camino” con el cariño, apoyo y amor de su familia.

Música en Familia (4 años)

Escuchando las voces de algunos padres y madres que añoran una participación activa en las sesiones de música en cursos pasados, iniciamos “Música en Familia”.

En esta actividad los padres y madres, guiados por una docente, tienen encuentros musicales paralelos a los de sus hijos, donde trabajan lo que será la sesión conjunta con ellos en un mismo espacio, potenciando así la comunicación a través de la música hasta los 4 años de edad.

Iniciación musical (5-7)

Los talleres para niños y niñas de 5 a 7 años tiene como objetivo estimular su aprendizaje y desarrollo integral teniendo como centro la Educación Musical para contribuir al desarrollo cognitivo, motor y emocional. Todo esto es posible gracias a la creación de un espacio donde desde el silencio y la música se genera una comunidad de aprendizaje que permita la expresión espontánea del “Ser” en todas sus dimensiones.