El sonido del silencio, el olor a madera, el tacto de la cuerda tensa lista para sonar, la frescura de la tecla de marfil en el dedo, la inspiración antes del soplo del aire…y se hace la música. Unas las reconozco y disfruto mientras las creo. Otras son nuevas y despiertan mi curiosidad y mis ganas de descubrir lo que viene después.

Todos podemos conocer a golpe de click los beneficios de la música y de tocar un instrumento en el desarrollo de las habilidades del lenguaje, la capacidad de concentración, la conciencia corporal, la coordinación, ejercitamos la memoria, fomentamos la constancia y la paciencia, reducimos el estrés, mejoramos nuestra creatividad, crece nuestra confianza…

En Gorgoritos no tenemos como objetivo hacer pequeños reproductores o imitadores de grandes músicos y compositores, sino ofrecer el espacio y las herramientas para que ellos mismos descubran y conecten con su ser más íntimo a través del lenguaje que todo el mundo conoce y ama: la música.